Se aplica la nueva Ley de seguridad alimentaria al sector hostelero

Se aplica la nueva Ley de seguridad alimentaria al sector hostelero

El reglamento de la Unión Europea en materia de seguridad alimentaria obliga a todos los negocios que elaboren y sirvan comidas preparadas no envasadas a informar sobre una serie de ingredientes que producen alergias en determinados sectores de la población.

Vamos a repasar cómo hay que adaptarse a esta nueva ley para cumplir con la legalidad. Para evitar así incurrir en acciones sancionables.

Cuáles son los alérgenos sobre los que hay que informar

Antes de pasar a indicar la lista de alérgenos, es importante decir que no se trata de una lista cerrada. Se podrían entrar nuevos elementos o salir algunos en cualquier momento. Por lo que conviene estar en contacto con un experto en consultoría gastronómica para asegurarse de que se conocen todos los ingredientes.

La lista de los grupos de alimentos sobre los que hay que informar al comensal son:

  1. Gluten
  2. Mariscos, crustáceos y sus derivados
  3. Huevos y ovoproductos
  4. Pescados y productos derivados
  5. Cacahuetes
  6. Soja
  7. Lácteos
  8. Frutos secos de cáscara
  9. Apio
  10. Mostaza
  11. Sésamo
  12. Altramuces
  13. Dióxido de azufre y sulfitos

Cómo informar sobre los alérgenos

La información se puede dar por escrito o verbalmente, siempre y cuando este último modo pueda hacerse antes de hacer el pedido o la compra cuando se solicite por parte del cliente.

Esto supone que cualquier persona que atienda a los comensales debe estar informado sobre cuáles son los ingredientes que están en la lista y que forman parte del alimento que están ofreciendo. De no ser así, deberá pedir a alguien que los conozca que se acerque e informe. De otro modo, se puede interponer una reclamación. Y ésta puede conllevar multa por no obedecer la normativa en materia de seguridad y salud alimentaria.

Quiénes están obligados a adaptarse a estas normas

Como ya hemos dicho, cualquier establecimiento que sirva comidas preparadas que no estén envasadas debería estar ya en condiciones de informar sobre los alérgenos que contiene cada uno de los platos que se elaboran en las cocinas.

Esto supone que todo tipo de cafeterías o restaurantes, comercios que preparen algún alimento para llevar e incluso los servicios de catering que suministran a hospitales o escuelas, entre otros, se espera que tengan la capacidad de informar sobre los ingredientes que pueden causar alergias a quienes los consuman.

De no ser así, debería contactar con un hospitality consulting o las oficinas de sanidad de la comunidad en la que estén para que les oriente sobre cómo corregir esto cuanto antes.

Deja un comentario